9.gif

   Cuando se habla de la FIV se piensa en primer lugar en la FIV homóloga, es decir, la que se realiza con semen del marido, en óvulos de su mujer y donde los embriones obtenidos se implantan en el útero de esa misma mujer. Pero caben otras posibilidades:

– fertilización de óvulos de la mujer con esperma de un donante anónimo;

– fertilización de la mujer con esperma del marido, pero introduciendo los embriones en el útero de otra mujer (madres de alquiler o subrogadas);

– fertilización del óvulo de donante con esperma del marido, introducido el embrión en el útero de la esposa.

– fertilización del óvulo del donante con esperma de donante e introducción del embrión en el útero de la esposa.

   Las posibilidades e intercambios pueden multiplicarse, llegándose a situaciones variadísimas e incluso aberrantes: inseminación postmorten de mujeres que desean un hijo “sin padre”, etc. Se ha podido decir que un niño obtenido por FIV puede tener hasta cinco padres: el hombre y la mujer que los han encargado, y que serán sus padres sociales, los donantes de gametos, que son en realidad los padres genéticos y la madre gestacional (“en alquiler”) que recibe el embrión en útero y lo incuba hasta que nace.

   En cada ciclo de FIV, se suelen transferir de uno a cuatro, o más, embriones, pues las posibilidades de embarazo son del 7%, 21% y 28% si se transfieren uno, dos o tres embriones respectivamente. La transferencia de más de cuatro no es aconsejable por el riesgo de ocasionar embarazos múltiples.

   Este modo de actuar supone que se produce excedente de embriones. ¿Qué se hace con los embriones que no se implantan? Unas veces, se desechan (es decir, se matan), otras se conservan congelados para ser transferidos a la misma paciente en un ciclo posterior o a otra paciente, con consentimiento de la pareja donante; pueden también ser empleados con fines de investigación científica. En cualquier caso, se trata de manipulaciones con auténticos seres humanos.

    Monge, Miguel Ángel. Medicina pastoral. EUNSA. 2002.

Otros temas relacionados:
Vidas humanas expuestas a toda suerte de manipulaciones 
Una cuestión inexcusable 
Otros artículos sobre GENÉTICA

Enviar a un amigo