4.gif

   La ingeniería genética plantea diversas cuestiones éticas. La Instrucción Donum vitae ofrece respuesta a muchas de ellas. a) son lícitas las intervenciones sobre el embrión humano, siempre que se respete la vida y la integridad del embrión, que no lo exponga a riesgos desproporcionados, que tengan como fin su curación, las mejoras de sus condiciones de salud o su supervivencia individual;

b) se requiere en todo caso el consentimiento libre e informado de los padres, según las reglas deontológicas previstas para los niños (1)

   No parece, por ejemplo, que la transferencia de genes a células somáticas humanas -cuando sea posible técnicamente- deba ser rechazada, cuando se dirige a la curación de lesiones determinadas genéticamente y se limita al individuo sometido a tratamiento. “En la reflexión teológico-moral actual se abre camino la convicción de que una intervención en el código genético con finalidad estrictamente terapéutica es legítima. El paradigma original para resolver estas cuestiones morales es el de los trasplantes de órganos, contexto ya familiar en el razonamiento moral. La diferencia con la práctica del trasplante consiste solamente en el hecho de que se mueve en un plano molecular. Se puede, por consiguiente, invocar al clásico principio de totalidad, que declara lícita la intervención en un órgano o función, con una finalidad netamente terapéutica, con tal de que se tengan fundadas esperanzas de un éxito que compense el riesgo asumido” (2). En  efecto, como enseña el Magisterio, “una intervención estrictamente terapéutica que se fije como objetivo la curación de diversas enfermedades, como las debidas a deficiencias cromosómicas, será, en principio, considerada como deseable, siempre que se tienda a la verdadera promoción del bienestar del hombre, sin dañar su integridad o deteriorar sus condiciones de vida. Tal intervención se sitúa, en efecto, en la lógica de la tradición moral cristiana” (3)  Pero -son también palabras de Juan Pablo II-, “la manipulación genética se convierte en arbitraria e injusta cuando reduce la vida a un objeto, cuando olvida que se ocupa de un sujeto humano, capaz de inteligencia y de libertad, respetable a pesar de sus limitaciones; o cuando la trata en función de criterios no basados en la realidad integral de la persona humana, con el riesgo de atentar contra su dignidad” (4). Por ello, la expresión “manipulación genética” resulta con frecuencia ambigua, ya que puede referirse tanto a intervenciones deseables y razonables que procuran la corrección de ciertas anomalías (algunas enfermedades hereditarias, por ejemplo) o convertirse en un aventurado ensayo, que termina manipulando al hombre, al que convierte en un “objeto” de investigación científica. Será el sentido común, inspirado en los principios morales indicados, el que decida lo más conveniente en cada caso. (5) Sabiendo que toda intervención sobre la vida humana, aplicando técnicas biomédicas avanzadas, cuyo fin sea salvar vidas, curar enfermedades o mejorar la calidad eventualmente precaria de alguna vida, estará éticamente justificada. Pero las prácticas manipuladoras (que llevan consigo destrucción de embriones, abortos, mutación no terapéutica del código genético, etc.) son objetivamente rechazables. (6).

    Monge, Miguel Ángel. Medicina pastoral. EUNSA. 2002.

——————–

(1) Instr. Donum vitae, n.3.

(2) Demmer, K. “Tecnología genética y hombre, implicaciones éticas de un reto contemporáneo”, en ABEL, F; Boné,J; Harvey, C. (eds.), La vida humana: origen y desarrollo, UPC, Madrid-Barcelona 1989, p.280.

(3) Juan Pablo II, Discurso a los participantes en la 35 Asamblea General de la Asociación Médica Mundial, 29 de octubre de 1983: cfr. Ecclesia 2150 (1983), 1449.

(4) Ibíd., p.1451.

(5) Sobre la licitud de las intervenciones y experimentaciones con vistas a posibilitar la técnica idónea de la terapia germinal humana, cfr. Ruiz-Pérez, G., “La terapia génica: observaciones para una perspectiva ética”, Scripta Theologica 25 (1993), 237-252.

(6) Cfr. Blázquez, N. Ética fundamental, BAC, Madrid 1996, pp. 374 ss.

Otros temas relacionados:
La autoridad de la Iglesia 
¿Poseedores de la verdad? 
Otros artículos sobre la GENÉTICA 
VÍDEOS sobre el aborto hoy y el aborto

Enviar a un amigo

About these ads