Había una vez una tortuga que había perdido la memoria y no se acordaba del camino de regreso a su casa. Estaba perdida en el bosque y lloraba. Lloró tanto que el bosque empezó a llenarse de lágrimas.

    Esto ocasionó problemas a los enanos del bosque, ya que entraba agua (lágrimas) en sus casas.

    Decididos a buscar el origen de tal “inundación”, salieron de sus casas para saber cuál era el problema.

    Pronto encontraron a la tortuga llorando desesperadamente y le preguntaron:

    -Tortuga, ¿por qué lloras tanto?

    -He perdido la memoria y no sé la forma de regresar a casa.

    Los enanos tuvieron una ocurrencia. Le colocaron una hierbas mágicas dentro del caparazón y le dijeron:

    -Cada vez que quieras saber lo que debes hacer, pon la cabeza dentro del caparazón, hueles las hierbas mágicas y empiezas a pensar. ¡Verás qué bien funciona!

    La tortuga así lo hizo: puso la cabeza dentro del caparazón, olió las hierbas mágicas y pensó: “¿Cuál es la forma de regresar a casa?” A continuación adoptó la postura del pensador y dijo:

    -¡Ah!, ya me acuerdo, he de subir este monte y bajar por la orilla del torrente.

    La tortuga salió del caparazón, dio las gracias a los enanos y se dirigió hacia su casa.

    A partir de aquí, la tortuga siempre supo lo que debía hacer: cuando no se acordaba de algo, ponía la cabeza en el caparazón, pensaba y decidía.

    Carreras, Ll. Y otros. Cómo educar en valores. Editorial Narcea.

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Pensar antes de tomar decisiones.

     Contenido.- Prudencia   La prudencia es el juicio práctico que nos dice en cada caso lo que conviene hacer hacer o dejar de hacer, la que nos enseña los medios que conducen al fin que pretendemos, la que nos indica cuándo y cómo debemos obrar.

   Es prudente el que, después los consejos oportunos, sabe valorar las diferentes circunstancias y prever las consecuencias de una determinada acción.

   Si falta la prudencia, las otras virtudes no se sostienen. Así, la misma fortaleza, fuente de audacia y valentía, se convertiría en temeridad por falta de moderación y ecuanimidad.

    Actividades.-

   1.-Hacer copias de este texto para todos y leerlo en voz alta.

   2.-Contestar a estas preguntas:

    a) ¿Por qué lloraba la tortuga?

    b) ¿Qué solución encontraron los enanos?

    c) ¿Qué aprendió la tortuga?

    d) ¿Qué podemos aprender nosotros?

    3.-Puesta en común de las respuestas a las preguntas c) y d).
———-
Otros temas relacionados:
Virtudes morales, virtudes teologales
Una anciana atropellada por un automóvil
Plan de Formación
Febrero
CD con 4 programas educativos: Lectura y ortografía, Valores humanos (1 y 2) e Inglés abierto.
Enviar a un amigo

About these ads