hijajairo


    Y habiendo cruzado de nuevo Jesús en la barca hasta la otra orilla, se reunió una gran muchedumbre a su alrededor mientras él estaba junto al mar. Viene uno de los jefes de la sinagoga, de nombre Jairo y, al verlo, se echa a sus pies, y le suplica con insistencia diciendo: Mi hija está en las últimas. Ven, impón tus manos sobre ella para que se salve y viva.

    Jesús se puso en camino junto a Jairo y la multitud lo apretujaba mientras iban caminando. Una mujer se acercó por detrás y tocó la orla de su túnica. Jesús preguntó:

    -¿Quién me ha tocado?

    -¿Te estrujan por todas partes y preguntas que quién te ha tocado? -le interrogó extrañado Simón Pedro.

    Jesús seguía mirando en derredor suyo.

    La mujer, al verse descubierta, y sintiendo que estaba curada, se postró a los pies de Jesús: le contó ante todo el pueblo que padecía hemorragias desde hacía doce años, y que se había gastado todo en médicos sin lograr curarse.

    -Ten confianza; tu fe te ha curado; vete en paz -le dijo.

    Aún estaba hablando cuando vinieron a avisar a Jairo que su hija acababa de morir; que no molestara al Maestro. Lo oyó Jesús y dijo a Jairo:

    -No temas; solamente cree.

    Llegaron a la casa y toda ella era un tumulto de gente que se lamentaba y lloraba. Jesús echó a todos fuera. Entró donde yacía muerta la niña, tomó su mano y exclamó:

    -Niña, a ti te digo, ¡levántate!

    Se levantó y se puso a andar. Jesús dijo a sus padres que le dieran de comer y les mandó que no lo contaran a nadie.

       (Marcos 5,21-43)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 192) 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Pedir a Jesús que nos aumente la fe.

    Contenido.- La historia de Jairo muestra también la fe del archisinagogo que vence las dificultades que van surgiendo, alentado por Jesús. Su hija está a punto de morir y por eso pasa por encima de su posición social y ruega a Jesús que vaya a curarla. Después de esto, por dos veces, ante la noticia de la muerte y las burlas, Jesús alienta su fe con palabras o con gestos. Finalmente, la fe de Jairo se ve recompensada con la resurrección de su hija. “Quién sabe dar buenos dones a sus hijos nos obliga a pedir, buscar y llamar (…) Esto puede causar extrañeza si no entendemos que Dios nuestro Señor (…) pretende ejercitar con la oración nuestra deseos, y prepara la capacidad para recibir lo que nos ha de dar” (San Agustín, Epist. 130,16-17).

    (Sagrada Biblia. Nuevo Testamento. EUNSA. Ediciones de la Universidad de Navarra. 1999. Página 168. Nota 5,21-43.)

    Actividades.-

   Leer en voz alta el texto y comprobar su comprensión.

   Unos alumnos hacen una redacción sobre la hija de Jairo y otros sobre la hemorroísa.

   Varios alumnos leen sus redacciones.
————–
Otros temas relacionados:
Hombre de fe o de razón
Plan de Formación
Octubre
CD con 4 programas educativos: Lectura y ortografía, Valores humanos (1 y 2) e Inglés abierto

Enviar a un amigo

About these ads