samaritana


    Cuando supo Jesús que los fariseos habían oído que él hacía más discípulos y bautizaba más que Juan, abandonó Judea y se marchó de nuevo a Galilea. Tenía que pasar por Samaria. Llegó, pues, a una ciudad de Samaria, llamada Sicar, junto al campo que dio Jacob a su hijo José. Estaba allí el pozo de Jacob. Jesús, fatigado del camino, se había sentado junto al pozo. Era alrededor de la hora sexta. Estando así vino una mujer a sacar agua. De siglos venía la enemistad entre samaritanos y judíos. Mas Jesús le pidió que le diera de beber.
Ella le dijo:

   - ¿Cómo tú, siendo judío, me pides agua para beber a mí que soy samaritana?

   - Si supieras quién es el que te pide agua, seguramente le pedirías tú a él, y te daría una agua viva… que saltará hasta la vida eterna y calmará la sed para siempre.

   - Veo que eres profeta: aclárame si es en este cerro (el Garizim) o es en Jerusalén donde se debe adorar a Dios.

   - Ha llegado la hora en que ni en Jerusalén ni aquí… Dios es espíritu, y es menester que aquellos que adoren, lo hagan en espíritu y en verdad.

   - Sé que el Mesías está al llegar; él nos aclarará las cosas.

   - Yo soy, el mismo que habla contigo.

    La mujer dejó su cántaro y corrió al pueblo a contar todo lo que le había dicho Jesús.

    (Juan 4, 1-42)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 178)

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Servir a los demás.

    Contenido.- Servicio.

    Servir es ayudar a alguien de manera espontánea, como una actitud permanente de colaboración hacia los demás. La persona servicial lo es en su trabajo, con su familia, pero también en la calle ayudando a otras personas en cosas aparentemente insignificantes, pero que van haciendo la vida más ligera. Todos recordamos la experiencia de algún desconocido que apareció de la nada justo cuando necesitábamos ayuda que sorpresivamente tras ayudarnos se pierde entre la multitud.

    Las personas serviciales viven continuamente estuvieran atentas, observando y buscando el momento oportuno para ayudar a alguien, aparecen de repente con una sonrisa y las manos por delante dispuestos a hacernos la tarea más sencilla, en cualquier caso, recibir un favor hace nacer en nuestro interior un profundo agradecimiento.

    Actividades.-

    1. Sacar el texto de este párrafo por impresora.

    2. El profesor lee y explica el sentido de las palabras de Jesús.

    3. Los alumnos contestan oralmente a estas preguntas:

    a) ¿Por qué se sentó Jesús en el brocal del pozo de Jacob?

    b) ¿Cómo inicia Jesús la conversación?

    c) ¿Qué dos sentidos tiene el agua de la que hablan?

    d) ¿Dónde se debe adorar a Dios?

    e) ¿Cómo podemos ayudar a otros a acercarse a Dios?

    4. Hacer un resumen de las respuestas.
——
Otros temas relacionados:
El pequeño valor de la gratitud
Plan de Formación
Julio
CD con 4 programas educativos: Lectura rápida (1 y 2), Cálculo infantil y Lectura y ortografía

Enviar a un amigo

About these ads