4.gif

    INTRODUCCIÓN

    Al nacer formamos parte de una familia que nos da el nombre y apellidos; en esa familia nacemos, crecemos y desarrollamos nuestras capacidades naturales. El bautismo produce en nosotros un segundo nacimiento -esta vez a la vida sobrenatural de la gracia- , que nos hace cristianos y nos introduce en la gran familia de la Iglesia. Los bautizados somos y nos llamamos cristianos. Ése es nuestro nombre. Como los primeros discípulos de Cristo: Pedro, Santiago, Juan…, también nosotros somos discípulos de Cristo.

    Del mismo modo estamos orgullosos de pertenecer a nuestra familia, en donde aprendemos muchas cosas, hemos de estarlo por pertenecer a la familia de la Iglesia. La Iglesia nos enseña también muchas cosas, que además son las más importantes, las únicas verdaderamente importantes.

1. Para qué estamos en la tierra.

    Hay personas que se preguntan para qué están en la tierra, para qué han nacido, y nadie se lo ha explicado. Los cristianos -seguidores de Jesucristo- tenemos la suerte de conocer estas cosas. Jesucristo las predicó y la Iglesia las enseñan. La doctrina de Jesucristo o doctrina cristiana da respuesta a las preguntas fundamentales. Y las preguntas fundamentales que los hombres nos hacemos son: de dónde vengo, quién soy, hacia dónde voy.

2. De dónde venimos

    La doctrina cristiana dice que Dios ha creado libremente al hombre para que tenga parte en su vida bienaventurada, es decir, en su misma felicidad. Cada hombre ha sido creado por Dios, con la cooperación de sus padres. Por eso, a la pregunta de dónde venimos, se contesta: venimos de Dios.

3. Quiénes somos.

    Dios no sólo ha creado al hombre, sino que está junto a él en todo tiempo y lugar. Dios le llama y le ayuda a buscarlo, quiere que lo conozca y lo ame. Sabemos que hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, y por el bautismo los cristianos somos hechos hijos adoptivos de Dios, herederos de su gloria. Por tanto, si nos preguntan quiénes somos, la respuesta es clara: soy hijo de Dios.

4. Hacia dónde vamos

    Dios ha creado al hombre para manifestar y comunicar su bondad y amos, de forma que pueda conocerle y amarle cada día más y así le sirva libremente en esta vida, gozando después con Él para siempre en el cielo. Si nos preguntan a los cristianos hacia dónde vamos, la respuesta también es clara: al cielo Si no consiguiéramos esta meta, nuestra vida sería un fracaso.

5. Para qué existe el hombre

    Ahora podemos responder de modo más explícito a esta pregunta que se debe hacer el hombre: yo ¿para qué existo?. Y tenemos que decir de modo absoluto: para dar gloria a Dios, es decir, para manifestar la bondad y el amos del Creador. Dios no tiene otra razón para crear. El hombre es objeto del amos de Dios, y responde a Dios amándole. En eso está la felicidad del hombre.

6. Debemos conocer la doctrina cristiana

    Debemos conocer las enseñanzas de Jesucristo, ya que es nuestro Dios, nuestro Maestro, nuestro Modelo. Sus enseñanzas nos muestran el camino para conocer y amar a Dios, para ser felices en esta tierra y después eternamente en la otra. Aquí se ofrece un resumen de la doctrina cristiana.

7. Las partes principales de la doctrina cristiana

    Lo primero que hay que saber son las verdades de nuestra fe: quién es Dios, quién es Jesucristo, quién creó el mundo, quién es el Espíritu Santo, quién es la Virgen, para qué fundó Cristo la Iglesia, cuál es el premio o castigo que nos espera, etc. Estas cosas las conocemos al estudiar  EL SÍMBOLO DE LA FE o CREDO.

    Si queremos saber cómo se celebra nuestra fe cristiana, cómo nos hacemos cristianos, cómo se alcanza el perdón de Dios, de qué forma Dios nos ayuda para vencer las dificultades que encontramos…, lo aprendemos al estudiar LA LITURGIA Y LOS SACRAMENTOS.

    También necesitamos saber lo que Dios quiere que hagamos para ser felices y hacer felices a los demás y poder llegar al cielo, cómo vivir en Cristo. Lo sabemos al estudiar LA MORAL CRISTIANA en LOS MANDAMIENTOS.

    Hay que conocer también el sentido y la importancia de la oración en nuestra vida; por eso la cuarta parte estudia LA ORACIÓN EN LA VIDA CRISTIANA.


Curso de Catequesis. Don Jaime Pujol Balcells y Don Jesús Sancho Bielsa. EUNSA. Con la autorización de Don Jesús Sancho

Otros temas relacionados:
Dios es amor, primera encíclica de Benedicto XVI 
Una noche que cambió una vida 
Otros artículos sobre RELIGIÓN 
Enviar a un amigo
CD con 4 programas educativos: Nueva ortografía 1º P, Nueva ortografía 2º P, Lecturas escolares y Generador de temas

About these ads