since63.gif 

    Érase una vez un joven que tenía fama de ser el individuo más terco de la ciudad, y una mujer que tenía fama de ser la doncella más tozuda, e inevitablemente terminaron por enamorarse y casarse. Después de la boda, celebraron en su nuevo hogar un gran festín que duró todo el día.

    Al fin los amigos y parientes no pudieron comer más, y uno por uno se marcharon. Los novios cayeron agotados, y estaban preparándose para  quitarse los zapatos y descansar cuando el marido notó que el último invitado se había olvidado de cerrar la puerta al marcharse.

    -Querida -dijo-, ¿te molestaría levantarte para cerrar la puerta? Entra una corriente de aire.

    -¿Por qué debo cerrarla yo? -bostezó la esposa-. Estuve de pie todo el día, y acabo de sentarme. Ciérrala tú.

    -¡Conque sí! -regonzó el esposo-. En cuanto tienes la sortija en el dedo, te conviertes en una holgazana.

    -¿Cómo te atreves? -gritó la novia-. No hace un día que estamos casados y ya me insultas y me tratas con prepotencia. ¡Debí saber que serías uno de esos maridos!

    -Vaya -gruñó el esposo-. ¿Debo escuchar tus quejas eternamente?

    -¿Y yo debo escuchar eternamente tus protestas y reproches?

    Se miraron con mal ceño durante cinco minutos. Luego la novia tuvo una idea.

    -Querido -dijo-, ninguno de ambos quiere cerrar la puerta, y ambos estamos cansados de oír la voz del otro. Así que propongo una competencia. El que hable primero debe levantarse a cerrar la puerta.

    -Es la mejor idea que he oído en todo el día -respondió el esposo-. Comencemos ahora.

    Se pusieron cómodos, cada cual en una silla, y se sentaron frente a frente sin decir una palabra.

    Así habían pasado dos horas cuando un par de ladrones pasó por la calle con un carro. Vieron la puerta abierta y entraron en la casa, donde no parecía haber nadie, y se pusieron a robar todo aquello de que podían echar mano. Tomaron mesas y sillas, descolgaron cuadros de las paredes, incluso enrollaron alfombras. Pero los recién casados no hablaban ni se movían.

    “No puedo creerlo -pensó el esposo-. Se llevarán todo lo que poseemos, y ella no dice una palabra.”

    “¿Por qué no pide ayuda -se preguntó la esposa-. ¿Piensa quedarse sentado mientras nos roban a su antojo?”

    Al fin los ladrones repararon en esa callada e inmóvil pareja y, tomando a los recién casados por figuras de cera, los despojaron de sus joyas, relojes y billeteras. Pero ninguno de ambos dijo una palabra.

    Los ladrones se largaron con su botín, y los recién casados permanecieron sentados toda la noche. Al amanecer un policía pasó por la calle y, viendo la puerta abierta, se asomó para ver si todo estaba bien. Pero no pudo obtener una respuesta de la pareja silenciosa.

    -¡A ver! -rugió-. ¡Soy el agente de la ley! ¿Quiénes son ustedes? ¿Esta casa les pertenece? ¿Qué sucedió con todos los muebles?

    Y al no obtener respuesta, se dispuso a golpear al hombre en la oreja.

    -¡No se atreva! -gritó la esposa, poniéndose en pie-. Es mi marido, y si usted le pone un dedo encima, tendrá que responder ante mí.

    -¡Gane! -gritó el esposo, batiendo las palmas-. ¡Ahora ve a cerrar la puerta!

    Citado por William J. Bennett. El libro de las virtudes

 

SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

            Objetivo.- Estimular a cumplir nuestras obligaciones y ser responsable.

            Contenido.-Responsabilidad

    Es responsable la persona que pone cuidado y atención en lo que hace o decide libremente. Somos libres para actuar pero tendremos que responder de nuestros actos.

    La responsabilidad para un estudiante es hacer rendir los talentos a conciencia, aprovechando el tiempo con intensidad, obteniendo las mejores calificaciones y sin engañarse con la ociosidad de otros.  Es una señal de falta de responsabilidad el echar la culpa de los bajos rendimientos al profesor, a la mala suerte, al no haber podido estudiar y otras razones. Es irresponsable quien le echa la culpa a los demás de sus fracasos.

    Hemos recibido suficientes talentos, como la vida natural, la inteligencia, la voluntad y la libertad. Nos corresponde a nosotros perfeccionarlos con nuestro esfuerzo y formar nuestra personalidad.

         Actividades.-

            1. Sacar por impresora, hacer fotocopias y leerlo a los alumnos.

            2. Formar equipos de 4 ó 5 alumnos y contestar a estas preguntas:

                a) ¿Qué carácter tenían los novios?

                b) ¿Es adecuado el trato que hicieron?

                c) ¿Qué perdieron por ser egoístas?

            3. Leer las contestaciones de los equipos. 

Los padres son los primeros educadores 
Plan de Formación 
Marzo 
CD con 4 programas educativos: Técnicas de estudio (1 y 2), Lecturas escolares y Cuatro operaciones.
Enviar a un amigo

About these ads